Innovación y Actualidad

Tecnología 5G
11 Mar 2018

La tecnología 5G puede devolver la ventaja competitiva a las operadoras de telecomunicación

Rodrigo L. Barnes 0 Comentarios

El despliegue de la tecnología 5G ya no es una carrera que preocupe sólo a los operadores de telecomunicación, sino que ha involucrado a los gobiernos de los países, ¿por qué? Básicamente porque el 5G posibilitará que el Internet de las cosas y la automatización se asienten en la sociedad.

Actualmente la batalla por la hegemonía tecnológica la lideran Estados Unidos, China y Corea, con Europa en un segundo plano. Si bien es cierto que dentro de Europa los países más avanzados son Alemania, Inglaterra, Suecia, Noruega… desde luego, España no está ni de cerca en la foto.

En el siguiente gráfico podemos observar las estimaciones de suscripciones móviles con tecnología 5G:

Numero suscripciones 5G en el mundo

Respecto a los operadores de telecomunicación, el más avanzado es Vodafone. El pasado 20 de febrero de 2018 realizó en la ciudad catalana de Castelldefels la primera conexión 5G del mundo, el nuevo estándar de telecomunicaciones móviles que va a revolucionar el sector impulsando definitivamente la transformación digital en la sociedad.

Vodafone y Huawei primera llamada 5G

De todas formas el estándar mundial de 5G aún no se ha terminado de definir completamente. La primera conexión 5G se ha realizado bajo el protocolo New Radio 5G nonstandalone (NR 5G NSA).El organismo internacional de estandarización de las telecomunicaciones, el 3GPP ha desarrollado parte del nuevo estándar 5G, pero no todo. Aún falta por desarrollar el core de la red, la arquitectura interna de funcionamiento, ya que en la conexión 5G que realizó Vodafone en Castelldefels tuvo que funcionar sobre el core de las actuales redes de 4G.

Las previsiones auguran que la nueva red de telecomunicaciones 5G empezará a desplegarse en España a partir del 2020, aunque sin duda el despliegue en algunos otros países como EEUU o China será antes. Este nuevo estándar de comunicación transformará las sociedades modernas, dando un fuerte impulso a la revolución digital y a la automatización.

El cambio fundamental que aportarán estas nuevas redes será la reducción drástica de la latencia.

Para los que no conozcáis el concepto de latencia, es básicamente el tiempo que tarda un paquete de datos en transmitirse dentro de la red. Se puede calcular tanto en upstream como en downstream.

Mientras que la velocidad de transferencia es una tasa que mide la cantidad de datos que es capaz de transmitir una conexión de red en un periodo de tiempo determinado. Por ejemplo, la medida estándar son los Bits por segundo.

Por ejemplo, los usuarios de juegos en red están mucho más preocupados de la latencia que de la velocidad de transferencia. Si por ejemplo están compitiendo con otro jugador en un juego de guerra y los dos disparan a la vez, el disparo del usuario que tenga una menor latencia en su conexión de red alcanzará antes su objetivo.

Como comentábamos anteriormente la tecnología 5G nos permitirá reducir drásticamente la latencia. Si actualmente las redes móviles 4G tienen un retardo de unos 40 milisegundos, el estándar 5G conseguirá reducirlo a 3-5 milisegundos.

Según explicaba Ken Hu, vicepresidente de Huawei, “en una red 4G, un coche autónomo que avance a una velocidad de 100 kilómetros por hora continuará moviéndose 1,4 metros desde que detecta un incidente o un peligro hasta que aplica los frenos. Eso puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. En una red 5G, el mismo automóvil, se moverá sólo 2,8 centímetros”

Este mismo ejemplo se puede extrapolar al control de máquinas por ejemplo a nivel doméstico, logístico…la precisión debe ser milimétrica y sobre todo debe ser controlada bajo latencias ínfimas de menos de 5 milisegundos.

Sin embargo, aunque la tecnología 5G nos proporcionará un gran avance en esta reducción de la latencia, no será suficiente en algunos sectores. Por ejemplo a nivel doméstico necesitamos reducir aún más la latencia y para ello no nos queda otra que acercar físicamente los servidores en los que residen las aplicaciones o los contenidos, a la red móvil, reduciendo así las distancias recorridas por la información.

Los analistas tecnológicos auguran un futuro inmediato en el que las redes de comunicación se convertirán en servidores distribuidos de almacenamiento que albergarán las aplicaciones y contenidos de los usuarios. Este proceso no será baladí y albergará profundas consecuencias para la industria de las telecomunicaciones. Sin ir más lejos, se tendrá que regular el cambio de operador de telecomunicación, porque sino será prácticamente imposible cambiarse una vez que éste tenga todas mis aplicaciones y contenidos almacenados en su red. Desde luego los primeros operadores que evoluciones a este modelo, serán los primeros en beneficiarse de este coste indirecto de salida de los clientes.

 

Pero, ¿qué pasará con Amazon, Microsoft, Google o IBM y sus servicios de cloud?

Estos gigantes tecnológicos no se van a quedar cruzados de brazos mientras los operadores de telecomunicación les roban parte del pastel.

En la última década los servicios de alojamiento en la nube de Amazon Web Services (AWS), Microsoft Azure, Google, IBM… han liderado el mercado del colad de aplicaciones y contenido centralizado. Concentrar sus centros de datos en determinados puntos geográficos les permite ahorrar muchos costes y ofrecer unos precios de alojamiento más que competitivos, frente a los alojamientos locales. Sin embargo es un criterio opuesto a la reducción de la latencia. Actualmente un país del tamaño de España, con cuatro centros de datos puede disponer de latencias de entre 10-20 milisegundos, pero cuando se tienen que conseguir latencias de entre 2-4 milisegundos no queda otra que realizar despliegues en más de 2.000 emplazamientos y eso supone un gran coste.

 

¿Quién dispone actualmente de emplazamientos distribuidos a lo largo del territorio con una cobertura suficiente como para dar un servicio de calidad a los usuarios finales?

Sin duda, los operadores de telecomunicación con sus miles de emplazamientos con equipamiento electrónico, conectados con fibra óptica. No obstante hay que tener en cuenta que los operadores suelen tener esta infraestructura alquilada a empresas como Cellnex, para reducir el CAPEX de sus balances financieros.

 

Recientemente el director del segmento de Empresas de una Telco ha comentado “el coste de dotar de más capacidad de almacenamiento a las estaciones base de comunicaciones móviles, para adoptar un escenario de contenido distribuido, es muy bajo en comparación con el coste de la propia estación base. En ese escenario, la única infraestructura distribuida es la de los operadores de telecos y, además, es muy difícil de replicar”.

Aun así, el escenario más probable es una cooperación entre los gigantes del almacenamiento en la nube centralizado (Amazon, Microsoft, Google, IBM..) y los operadores de telecomunicaciones ya que, para estos últimos, parece ser complejo replicar las grandes infraestructuras de almacenamiento actuales y sobre todo su know-how en cuanto a eficiencia se refiere. Lo más lógico es que las operadoras alquilen sus servicios a los gigantes tecnológicos y éstos reviertan su conocimiento en una red de telecomunicación consistente, eficiente y muy difícil de replicar.

Sin duda la tecnología 5G otorga a los operadores una ventaja competitiva importantísima en este nuevo mundo tecnológico. Ahora sólo tienen que saber utilizarla de la forma adecuada.

Quizás sea momento de invertir en operadores de telecomunicación o mejor aún, en los grandes grupos de emplazamientos inalámbricos como American Tower (líder en EEUU) con una capitalización de 62.000 millones o la española Cellnex (líder en Europa) con una capitalización de 5.000 millones. Ya que no sería de extrañar que gigantes tecnológicos como Amazon, Microsoft, Google pensasen en comprarlas en un corto plazo de tiempo para realizar así una integración vertical de sus negocios y ganar ellos esa ventaja competitiva de la que hablábamos.

 

Y tú, ¿Crees que la tecnología 5G puede devolver la ventaja competitiva a las operadoras de telecomunicación?

Rodrigo López Barnes consultor marketing estratégico

Rodrigo L. Barnes – Consultor de Marketing y Estrategia

Para más información, podéis poneros en contacto conmigo y enviarme vuestras sugerencias o comentarios.