Innovación y Actualidad Modelo de negocio

03 Nov 2019

Telefónica en busca del océano azul de la Seguridad física y digital

Rodrigo L. Barnes 0 Comentarios

Tal y como observamos en el gráfico inferior, la cotización de la acción deTelefónica durante los últimos años ha tenido una tendencia claramente negativa.

Sin duda es la respuesta de un mercado que está viviendo la canibalización del sector Telco en el que el servicio de conectividad se está convirtiendo en una commodity. Sector perfectamente definido por Chan Kim y Renée Mauborgne como un océano rojo.

La agresividad comercial de MasMovil está mermando los márgenes de beneficios del sector residencial de las Telco tradicionales que se ven inmersas en la búsqueda de nuevos mercados en los que poder seguir creciendo, los tan anhelados océanos azules.

En el caso de Telefónica, la búsqueda ya ha comenzado y parece que uno de sus océanos del futuro será la seguridad, tanto física como digital. ¿Conseguirá posicionarse como líder del mercado?

En el ámbito de la seguridad física, tenemos a empresas históricas como Securitas Verisure, Prosegur, Tyco.. que centralizan la mayor parte del mercado. Sin embargo, en el ámbito de la seguridad digital el mercado todavía está muy capilarizado y no existe un líder claro. En su mayor parte, las empresas que trabajan en ciberseguridad son empresas pequeñas y de nicho.

Y sí, Telefónica quiere posicionarse como líder de seguridad, tanto física como digital y sin duda tiene muchas facilidades para conseguirlo.

Telefónica se posiciona en el sector de la seguridad física:

El pasado 18 de septiembre de 2019, Telefónica y Prosegur llegaron a un acuerdo por el cual Telefónica adquiría una participación del 50% del negocio de alarmas de Prosegur en España. La operación todavía está pendiente de aprobación y está valorada en unos 300 millones de euros que Telefónica podrá pagar en su totalidad o en partes en acciones propias, de forma que Prosegur podría pasar a ser accionista de Telefónica.

Telefónica y Prosegur quieren acelerar el desarrollo del negocio de alarmas en España, evolucionando la oferta de servicios de seguridad residencial y para negocios mediante soluciones innovadoras para el cliente, complementando esta oferta con servicios de conectividad y seguridad digital.

En cuanto a know-how del sector de la seguridad tradicional, Prosegur tiene mucho que aportar, y si a esto le añadimos que Telefónica ya se encuentra en gran parte de los hogares españoles gracias a sus soluciones de conectividad, la venta cruzada del producto de seguridad tiene que asustar al líder actual de seguridad física en España, Securitas Verisure.

Según comentan directivos de Telefónica y Prosegur, «el mercado español de alarmas ha experimentando importantes tasas de crecimiento» y que se espera que esa tendencia se incremente con los años, así que es un acuerdo con en el que ambas empresas ganan.

 

Telefónica se posiciona en el sector de la seguridad digital:

Como comentábamos anteriormente, el mercado de la seguridad digital está muy capilarizado y no existe un líder claro del mercado. Telefónica, conocedor de esta oportunidad, ha apostado durante los últimos años por situarse a la vanguardia del desarrollo de productos de ciberseguridad y así lo ha demostrado creando la Unidad Global de Ciberseguridad Eleven Paths.

El pasado 17 de octubre Telefónica inauguró en León C4IN, Centro de Ciberseguridad especializado en Industria 4.0.

Los cuatro retos principales marcados por C4IN son:

  • Mejorar la competitividad de la Industria 4.0
  • Fomentar la captación de talento
  • Convertirse en el centro de referencia global enfocado en ciberseguridad de la industria 4.0
  • Dotar al centro de una capacidad de excelencia operativa en ciberseguridad, prestando servicios de gestión de ciberseguridad a clientes y formando parte de una red global de 11 SOCS (Centros de Operaciones de Seguridad de telefónica), distribuidos por América y Europa.

 

La estrategia de Telefónica es muy loable y tiene mucho sentido, sin embargo y en mi opinión, para invertir la tendencia negativa de la acción de Telefónica, ésta tendrá que acompañar la búsqueda de nuevos océanos azules con una optimización de la rentabilidad del mercado tradicional de la conectividad. Esta optimización será un reto para la compañía española, que tendrá que readaptar recursos especializados en un sector a otro totalmente nuevo para la compañía. Este cambio no es opcional, si Telefónica quiere seguir contando con el apoyo de los accionistas.

 

Concepto de Océano azul y Océano rojo

En 1990, W. Chan Kim y Renée Mauborgne, profesores de la Escuela de Negocios de INSEAD, revolucionaron el sector empresarial con un concepto clave: el océano azul. Mediante esta estrategia, planteaban dejar de lado la competencia entre las organizaciones para dar cabida a la ampliación de los mercados con ideas innovadoras.

Para ello, los autores pusieron en contexto los términos océano rojo y océano azul. En primer lugar, el océano rojo se refiere a la alta competencia. Plantea un escenario empresarial basando su lucha en los precios y la diferenciación respecto al resto de las alternativas.

Por el contrario, el océano azulbusca dirigir a las compañías a generar nuevos espacios de mercado haciendo irrelevante la competencia. Así, mediante la innovación, busca crear y capturar nuevas demandas con el objetivo de procurar la disminución de costos y, al mismo tiempo, aumentar el valor de los productos.

 

 

 

 

Y tú, ¿Qué sectores crees que serán más impactados por la tecnología 5G?

Rodrigo López Barnes consultor marketing estratégico

Rodrigo L. Barnes – Consultor de Marketing y Estrategia

Para más información, podéis poneros en contacto conmigo y enviarme vuestras sugerencias o comentarios.