Modelo de negocio

modelo-de-negocio-microsoft
23 Dic 2021

Invertir en Microsoft y en su claridad de objetivos

Rodrigo L. Barnes 2 Comentarios

El crecimiento de Microsoft ha sido imparable durante las últimas décadas pero se ha acentuado aún más en el último año, con una subida del 45% aproximadamente. La empresa de Bill Gates superó en junio 2021 la capitalización de mercado de 2 billones de dólares, superando a Apple y Amazon en el ranking.

Uno de los principales artífices de este crecimiento ha sido su director ejecutivo Satya Nadella.

Sobre Microsoft

Microsoft es la multinacional estadounidense que fundaron Bill Gates y Paul Allen el 4 de abril de 1975. La sede de la mundialmente conocida compañía de software y hardware se encuentra en Redmond, Washington. En la actualidad, cuenta con más de 90.000 empleados, repartidos por 102 países de los cinco continentes.

Históricamente sus productos estrella han sido el sistema operativo Windows y la suite Office, dos referentes para los usuarios de ordenadores personales en todo el mundo, sin embargo en los últimos años la vertical de Intelligent Cloud se ha posicionado como uno de los tres pilares fundamentales de su crecimiento.

Las actuales líneas de negocio del gigante de Redmond son las siguientes:

  • Intelligent Cloud: servidores y servicios en la nube como Azure, SQL, Windows Server y los servicios de Microsoft Consulting.
  • Productivity and Business Processes: ventas tanto corporativas como de consumo de Microsoft Office (Outlook, Word, Excel, Powerpoint, Onedrive, Onenote, Sharepoint, Microsoft Teams, Exchange, Skype, Visio…) o los productos orientados a empresas (Visual Studio, Microsoft 365, Microsoft Dynamics 365…).
  • More Personal Computing: recoge los ingresos del sistema operativo Windows, las tablets Surface, el negocio de Xbox y lo generado por el buscador Bing.

A lo largo de sus cuarenta años de andadura, Microsoft ha sido objeto de acusaciones sobre prácticas monopolísticas, violación de la privacidad de los usuarios, colaboración con agencias de inteligencia en programas de vigilancia global etc. Pero ninguna ha conseguido parar el crecimiento de su imperio.

Algunos datos financieros de Microsoft

Ingresos globales

En 2020, obtuvieron unos ingresos globales que superaron los 168.000 millones de dólares. 

 

Ingresos por líneas de negocio

2014 supuso un antes y un después en el mix de ingresos de Microsoft. Este cambio radical coincidió con la llegada de un nuevo CEO a la compañía, Satya Nadella, quien tomó posesión de su cargo el 4 de febrero de 2014, sustituyendo así a Steve Ballmer. Con este último al mando, la líneas Comercial Licensing y Device and Consumer Licensing eran las encargadas de proporcionar el mayor volumen de ingresos a la multinacional de Bill Gates.

Desde 2014, las líneas de negocio más rentables para la empresa son More Personal Computing, Productivity and Business Processes y Intelligent Cloud descritas en el apartado de introducción y posteriormente en el de estrategia.

En el siguiente gráfico, se muestran los ingresos en función del tipo de producto (los datos coinciden, en gran medida, con el nuevo mix creado por Nadella).

Margen de beneficios

 

Los profundos cambios en el mix de ingresos, a los que nos hemos referido en el apartado anterior, tuvieron consecuencias negativas en el margen de beneficios de Microsoft durante 2015. Hemos de tener en cuenta que este tipo de reestructuraciones exigen grandes inversiones para adquirir tecnología y conocimiento (compra de empresas especializadas, por ejemplo).

Cotización en bolsa

Las modificaciones introducidas en el modelo de negocio de Microsoft en 2014 han sido bien valoradas por los mercados, que han disparado su confianza en las acciones de la multinacional norteamericana.

Estrategia de Microsoft

Inicialmente, tanto con Bill Gates como con Steve Ballmer, la estrategia de Microsoft consistió en crear una plataforma basada en tres pilares básicos:

  • Sistema operativo Windows. Líder absoluto en su ámbito.
  • Suite ofimática Office. Paquete de referencia para gran parte de las empresas.
  • Alianza con Intel, cuyo modelo de negocio se orientaba a la fabricación de PCs.

Los de Redmond decidieron instalar de serie el navegador Internet Explorer en todos los ordenadores montados por Windows, ayudando a la consolidación de aquél como plataforma de desarrollo. A pesar de llevar aparejados ciertos problemas judiciales, la estrategia seguida por Microsoft fue un éxito y no tuvo problemas con la competencia durante bastante tiempo.

Google no se atrevió a lanzar su propio navegador (Chrome) hasta 2008. Un año antes, Apple había revolucionado el mercado de la telefonía móvil con el lanzamiento del iPhone. Este gadget de la multinacional de la manzana mordida fue el fruto de una obsesión de Steve Jobs y los suyos: la experiencia de usuario. Microsoft, por aquel entonces, había volcado sus energías en las empresas, dejando un tanto desamparados a los usuarios domésticos.

Microsoft no llegó a tiempo al boom de los smartphones. Su división móvil, Microsoft Mobile, quedó rezagada respecto a los líderes indiscutibles del sector, IOS y Android. Esta asignatura pendiente del imperio Gates terminó pasándole factura, porque los ordenadores personales comenzaron a ceder ante el imparable empuje de teléfonos inteligentes y tabletas. La adquisición de Nokia tampoco solventó el problema.

Perdida la batalla de los smartphones, Microsoft tuvo que buscar nuevos modelos de negocio, para continuar su crecimiento empresarial.

microsoft-satya-nadella

Y es justo en este momento cuando aparece Satya Nadella, liderando la compañía desde 2014 y dando un giro radical a la estrategia de la compañía.  Sus tres pilares estratégicos se plasman en sus tres líneas de negocio principales:

  • Intelligent Cloud:  con los servidores y servicios en la nube como Azure, SQL, Windows Server y los servicios de Microsoft Consulting, los de Redmond están ayudando a las empresas a digitalizar sus negocios, trasladando su infraestructura legacy a la nube de Microsoft (IAAS, PASS y SAAS). Esta digitalización ahora tiene más relevancia que nunca en el entorno empresarial, pues las empresas están en plena carrera a la evolución digital y ninguna quiere ser la última. Coyuntura que ha consolidado a Microsoft como uno de los proveedores de nube más grandes del mundo, ocupando el segundo lugar en participación de mercado solo detrás de Amazon Web Services. Los inversores ya catalogan sus acciones como las de una empresa en la nube, en lugar de la tradicional Microsoft.
  • Productivity and Business Processes: con los servicios de Microsoft Office (Outlook, Word, Excel, Powerpoint, Onedrive, Onenote, Sharepoint, Microsoft Teams, Exchange, Skype, Visio…) o los productos más empresariales (Visual Studio, Microsoft 365, Microsoft Dynamics 365…), Microsoft sigue ayudando a sus usuarios a mejorar la productividad y eficiencia de sus negocios, fundamental en un ecosistema en el que la competitividad es cada vez mayor.
  • More Personal Computing: adicionalmente Microsoft sigue recogiendo los frutos de su sistema operativo Windows, las tablets Surface, el negocio de Xbox y los ingresos que genera buscador Bing.

Un aspecto admirable de la directiva de Microsoft es su focalización en los objetivos estratégicos. Si detectan que alguno de sus productos no cumple con las rentabilidades esperadas y ya no forma parte de su estrategia global, no dudan en deshacerse de él y redirigir su tiempo y recursos hacia sus objetivos. Algunos ejemplos son:

  • Smartphones con sistema operativo Windows
  • Solución Microsoft Invoicing
  • Solución Outlook Customer Manager

Al igual que si consideran que tienen que reforzar los recursos o conocimiento de alguna de sus líneas estratégicas de negocio, no dudan en invertir dinero en su adquisición, pues flujo de efectivo tienen a espuertas. Esto es lo que ha sucedido en abril 2021 con la compra de Nuance Communications, pionera en inteligencia artificial, por 19.7 mil millones de dólares. Una medida que beneficiará a todo, desde los esfuerzos de atención médica de Microsoft hasta sus ofertas de participación del cliente, gracias al know-how que aporta la empresa en inteligencia artificial aplicada al reconocimiento de voz.

Otro punto destacable de Microsoft es la importancia que prestan a alcanzar acuerdos estratégicos con otras empresas internacionales, en el pasado los más relevantes fueron con IBM o Intel y en la actualidad es el recientemente alcanzado con Salesforce, en el que se pretende que Azure sea la nube pública que sustenta Marketing Cloud, el software de nube de Salesforce para profesionales de marketing; y las compañías están trabajando en una forma de permitir que los clientes de Salesforce compartan información dentro de la aplicación de chat de Microsoft Teams.

Este acuerdo por Salesforce puede poner en riesgo el propio negocio competitivo de gestión de relaciones con los clientes de Microsoft Dynamics, pero como comentábamos antes,  para Microsoft lo primero es su estrategia y visión a medio / largo plazo y, si tienen que sacrificar productos, no le temblará la mano al respecto.

 

Y… ¿Microsoft también invertirá en el desarrollo del metaverso?

Pues sí, como no iba a ser menos, Microsoft también quiere formar parte del famoso metaverso que hablábamos en otros artículos. De hecho esta evolución hacia el universo que fusionará la realidad con lo virtual, estará totalmente integrada en su estrategia empresarial, ya que la idea del gigante americano es que forme parte de Microsoft Teams y se enfoque a entornos empresariales. Como comentábamos anteriormente, lo importante para Satya es mantener su foco estratégico.

Aquí os dejo un vídeo de su presentación:

Mi opinión es que Microsoft es una empresa muy focalizada, con objetivos claros y por tanto con un futuro apasionante. Su tendencia de crecimiento de ingresos interanual no creo que se reduzca en el corto, medio plazo, pero esto es una opinión personal.

Y tú, ¿crees que Microsoft podrá seguir manteniendo sus ingresos en el futuro?

Rodrigo L. Barnes

Consultor de Marketing y Estrategia

Descargo de responsabilidad

El blog de rodrigolbarnes.com es una web meramente informativa y en ningún caso supone consejos de inversión. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Los datos del blog rodrigolbarnes.com pueden estar desactualizados o ser no precisos.